Remedios caseros para el reumatismo

Publicado el 23 de febrero de 2016

Reumatismo

Desde que el mundo es mundo, el reúma insiste en complicar la vida a las personas, sobre todo las menos jóvenes. Nuestras abuelas intentaban combatirlo con cualquier fuente de calor, aunque no como los indios americanos, que masajeaban enérgicamente la zona dolorida con pimientos picantes.

Agua de mar o patata:

Aquellas familias que vivían cerca del mar solían acercarse hasta la playa para coger litros de agua que luego hervían. El secreto de este remedio reside en el beneficioso efecto que ejerce sobre algunos tipos de reúma la combinación de los minerales del agua salada y el calor. Las abuelas aplicaban paños calientes empapados en esta agua en las zonas doloridas.

Y las que no tenían posibilidad de conseguir agua del mar, hervían patatas con su piel, cuyo efecto es similar. La forma de aplicación era la misma. Lo importante es conservar el calor, por eso retiraban el paño cuando se enfriaba y volvían a colocarlo bien caliente.

Harpagofito:

Otro remedio: En África se descubrieron por primera vez las virtudes del harpagofito para el reumatismo. Hacían un cocimiento con 10 gramos de la raíz en un vaso de agua y, tras filtrarlo, lo bebían en pequeñas dosis durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>