Remedios caseros para encías inflamadas y débiles

Publicado el 15 de abril de 2016

Remedios para encias inflamadas y debiles

Aunque antaño lo de ir al odontólogo no era una práctica tan habitual como lo está siendo hoy en día, nuestras abuelas sí que detectaban cuando las encías estaban enfermas. Y como todas las dolencias, conviene actuar rápido para que no desarrollen problemas mayores.

Fricciones de llantén:

Ante unas encías inflamadas o sangrantes, nuestras abuelas tenían claro lo que debían hacer: frotarlas con hojas tiernas de llantén lavadas, al menos dos veces cada día y a conciencia, aunque sin hacer movimientos bruscos. Aparte de esta hierba, también pueden utilizarse las hojas de salvia bien lavadas.

Enjuagues con tomillo y sal:

También son muy eficaces los enjuagues bucales con una mezcla de tomillo y sal. Se prepara una infusión de tomillo con una cucharada de la planta en agua hirviendo y, cuando haya reposado siete minutos, se filtra y se le añade al agua una pizca de sal.

Los enjuagues deben hacerse tres veces al día para que sean más efectivos y mantenerlos mientras las encías no recuperen su buena salud.

Infusiones de verdolaga:

Otra planta que nuestras abuelas utilizaban para curar las encías débiles era la verdolaga, que tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias y que antaño se consumía como alimento. Se aconseja hacer enjuagues con infusiones de esta planta.

Categorias: Salud
Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>