Remedios caseros para la ciática

Publicado el 18 de diciembre de 2015

Ciatica

Mi abuela decía que un ataque de ciática era de los peor que te podía ocurrir. Por eso, tenía siempre tan presente lo que debía hacer si a ella o alguien de los suyos le aparecía ese dolor tan insoportable que va de las nalgas a la rodilla.

Lúpulo:

Nunca hubiera imaginado que para tratar esta dolencia se pudiera utilizar la misma hierba de la cual se extrae la cerveza: el lúpulo. Mi abuela siempre recomendaba, a quien tuviera uno de esos ataques, aplicarse una cataplasma lo más caliente posible de lúpulo, para lo que debían hervir primero la planta durante diez minutos, filtrarla después y envolverla en un paño muy fino. Y tan pronto como se enfriase, volver a remojarla con la misma agua aún caliente.

Fricciones con clavo:

Igual de efectivas para calmar los ataques de ciática son las friegas diarias con aceite de clavo, que aquí utilizamos mucho como especia, pero que en su país de origen, Indonesia, es muy apreciado por su variedad de usos terapéuticos. Úsalo con precaución, ya que puede resultar irritante.

Infusiones de sauce:

Como complemento a la cataplasma de lúpulo o a la friega de clavo, mi abuela era partidaria de tomar dos infusiones al día preparadas con hojas de sauce, ya que tienen propiedades calmantes y sedantes.

Artículos relacionados:

No se encuentran artículos relacionados

Categorias: Salud
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>