Remedios caseros para la varicela

Publicado el 10 de marzo de 2016

Remedios caseros para la varicela

Suerte que la varicela sólo se pasa una vez en la vida, porque el malestar que causa es insoportable. Nuestras abuelas tenían mil y un recursos para que sus hijos y nietos no sufrieran tanto cuando padecían esta enfermedad que, sin duda, debe seguir su curso para curarse.

Baño con agua de guisantes frescos:

Si no tenían previsto cocinar guisantes para la comida, alteraban sus planes y los hacían. ¿Por qué? Para aprovechar el agua de la cocción. Y es que el agua de los guisantes frescos calma la irritación de la piel y la sensación de picor que causa la varicela y, en consecuencia, disminuyen las inaguantables ganas de rascarse.

Las abuelas cogían un paño de algodón, lo empapaban en el agua de los guisantes y, tras escurrirlo ligeramente, lo aplicaban por todo el cuerpo del enfermo una y otra vez, hasta que se calmara. También bañaban al enfermo en agua tibia a la que habían añadido la de cocer los guisantes o un vaso de vinagre de sidra.

Infusión de plantas recuperadoras:

Y en su cocina no faltaba una infusión de plantas que aceleran la curación de la varicela: albahaca, manzanilla, poleo, caléndula y verbena. Mezclaban estas hierbas a partes iguales y añadían dos cucharadas en tres cuartos de litro de agua hirviendo. La daban de beber varias veces al día aderezada con miel y limón.

Categorias: Bebés y niños, Salud
Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>